Chicago, un amor de primera